octubre 7, 2022

Geo Parques

Cultura y naturaleza

Mensajes naturales encriptados

El sonar está a punto de pasar a la historia, aunque ha sido una herramienta bastante útil durante décadas, ha tenido un impacto crucial en la vida de las criaturas marinas. Se ha logrado evidenciar que el uso del sonar ha sido la causa de que muchas ballenas encallen en las orillas.

Los cerrajeros han logrado descifrar el funcionamiento de cerraduras complejas con tecnología similar, al menos cuando se trata de alguna cerradura robusta como la de una caja fuerte. Sin embargo, la tecnología del sonar ya cuenta con un formidable competidor. Al menos así lo expresaron algunos científicos de la agencia de investigación militar de los Estados Unidos (DARPA).

Estos eruditos suponen que podríamos detectar submarinos dando mayor atención a los sonidos de fondo que tratando de aislarlos.

PALS, el reemplazo del sonar

Lori Adornato, directora de DARPA, ha declarado que podríamos detectar cualquier cosa en el mundo marino si prestásemos mayor atención a los sonidos de fondo que normalmente se aíslan para “poder escuchar mejor” la actividad del lecho marino. Este proyecto lleva por nombre “Persistent Aquatic Living Sensors” (PALS), y su función es la de escuchar la actividad de la fauna marina para detectar amenazas potenciales.

Las boyas que se utilizan actualmente para detectar por medio de sonar las potenciales amenazas que podrían encontrarse en el océano, solo funcionan por pocas horas debido a la duración tan corta de la batería de su dispositivo y cubren un radio bastante pequeño. Por su lado, PALS podría cubrir una región más amplia y manteniéndose en funcionamiento por períodos más largos. La directora de DARPA dice que la fauna marina de los arrecifes puede brindar información crucial, ya que estos son los centinelas que cuidan la integridad de su hábitat.

Un ejemplo de ello son los meros gigantes, peces que pueden llegar a pesar 300 kilos; esta especie de peces emiten llamados que son capaces de alejar a los potenciales intrusos. Esta información fue dada a conocer por la Universidad Atlántica de Florida por medio de su equipo “Guardia de meros gigantes”, al menos así lo hizo saber Laurent Cherubin quien es uno de los principales investigadores de esta división de dicha universidad.

Su equipo está desarrollando un sistema de algoritmos de aprendizaje que les permita distinguir las llamadas de alarma de las especies que habitan en los arrecifes. Este algoritmo, posteriormente, podrá transformarse en un software que funciona por medio de un micrófono (o hidrófono, un micrófono acuático); el cual pudiera cubrir el arrecife y escuchar los llamados de los meros para detectar la presencia de algo que pudiera estarse moviendo dentro de su territorio.

Muchos científicos coinciden en que también podrían usarse los sonidos emitidos por los camarones pistola, los cuales están considerados como las criaturas más ruidosas del planeta. Estos chasquidos que emiten, además de ser menor impacto para el lecho marino por su baja intensidad de sonido, pueden producirse miles de veces en el lapso de un minuto.

Adornato, en conjunto con DARPA, esperan poder realizar pruebas de campo para PALS en el venidero 2023.Si las pruebas resultan exitosas, la tecnología será pasada a manos de los usuarios para que se pudiera desarrollar un sistema de producción en masa. Solo queda por ver qué tan acertados son los resultados que refleje PALS e sus análisis del lecho marino para la detección de amenazas, las cuales serán de gran impacto reduciendo el encallamiento de las ballenas.

Puede que te hayas perdido

error: Content is protected !!